¿Señor, es esta la señal del fin?

<< previo

próximo >>

  Serie Últimos Días.

Constelación de ángeles.


William Branham.

Lee el plenamente en cuenta en...
¿Señor, es esta la señal del fin?

Apocalipsis 10:7,
7 Sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas.

Ahora, durante toda la jornada, han acontecido cosas que yo no he podido entender. Y una de las cosas que no he podido entender fue cuando yo era un muchachito y esas visiones venían sobre mí. Yo las veía y les avisaba a mis padres de cosas que iban a suceder. Ellos pensaban que yo estaba nervioso. Pero lo raro es que la cosa sucedía exactamente como se había dicho. Ahora Ud. me preguntará: "¿Fue eso antes de su conversión?" Sí. La Biblia dice: "Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios". Cada uno nace en este mundo con un propósito. Y Ud. no... Su arrepentimiento no produce algún don; los dones le son predestinados. Ahora, y por el camino y cuando yo era un muchachito, mi anhelo era - yo no estaba satisfecho en donde vivía. Mi anhelo era, de alguna manera, ir al oeste.

-----
Creo que eran como las diez de la mañana cuando mi esposa estaba queriendo entrar en la habitación. Y sucedió. Yo entré en una visión en aquella mañana y de alguna manera... ¡Ahora recuerden, esto no fue un sueño! 169. Hay una diferencia entre sueños y visiones. Un sueño es cuando uno está dormido y la visión es cuando no está dormido, así somos nacidos. Un ser humano normal, cuando él sueña, es que está en su subconsciencia. Y su subconsciencia está muy lejos de él mismo. Sus sentidos están en acción mientras él está en su primera consciencia. En esta primera consciencia, si uno es normal, puede ver, saborear, tentar, olfatear, y oír. Pero cuando uno está en su subconsciencia, dormido, uno no puede ver, ni saborear, tentar, olfatear, ni oír. Pero hay algo que cuando Ud. sueña y luego vuelve a esta primera consciencia, existe una memoria y Ud. se acuerda de algo que soñó hace años. 170. Así es el ser humano común. Pero cuando Dios predestina alguna cosa, esta subconsciencia no está muy lejos de aquí para el vidente, pero más bien ambas conciencias están unidas. Y el vidente en una visión, no se duerme - aún está en sus sentidos, y la ve.

-----
Ahora, en esta visión, o como estaba hablando, yo miré y vi una cosa rara. Ahora, parecía que mi hijito José estaba a mi lado. Yo estaba hablando con él. Ahora si se fijan bien en la visión, podrán ver porqué José estaba parado allí. 175. Y miré, y allí había una mata muy grande. Y en esta mata, formando una constelación, habían unos pajaritos muy pequeños como de media pulgada de largo y media pulgada de alto, eran veteranos con sus plumitas muy abatidas. Habían como dos o tres en la rama de arriba y como seis a ocho en la siguiente rama, y como quince o veinte en la siguiente, iba formando una pirámide. Y esos pequeños - eran pequeños mensajeros y estaban muy agotados. Y estaban vigilando hacia el oriente. Y en la visión yo estaba en Tucson, Arizona. A propósito, El no quería que yo fallara en reconocer en dónde me encontraba, me estaba quitando un erizo o espina del desierto. Y yo dije: "Yo sé que esta es una visión y sé que estoy en Tucson; y sé que esos pajaritos representan algo". Y estaban vigilando hacia el oriente. Y de repente volaron y se fueron hacia el oriente.

Y tan pronto como se fueron, al momento llegó una constelación de pájaros más grandes. Ahora estos parecían palomas, con alas de puntas finas y un color gris. Eran un color más claro que los primeros mensajeros. Y éstas también iban volando rápidamente hacia el oriente. Y tan pronto como desaparecieron de la vista, yo volví para mirar nuevamente hacia el oeste, y en ese instante esto sucedió. ¡Hubo un estruendo que estremeció toda la tierra! Ahora, ¡no fallen en ver esto! Y Uds. allá en la cinta, ¡asegúrense de captar esto bien!

Primero hubo un estruendo. Y yo pensé que sonaba como una "barrera del sonido", o como le dicen cuando los aviones cruzan el sonido, y el sonido vuelve a tierra. Estremeció como... retumbó, todo. Y también pudo haber sido un gran trueno producido por algún relámpago. Yo no vi el relámpago. Solamente escuché aquel estruendo que salió y parecía que venía del sur, de México.

Pero estremeció la tierra, y cuando así sucedió (yo todavía estaba mirando hacia al oeste), allá lejos en la eternidad yo vi una constelación de algo que venía. Parecía que podían haber sido unos puntitos. No eran menos de cinco y no eran más de siete, pero venían en una forma de una pirámide, así como estos mensajeros, así venían. Y cuando así sucedió, el poder de Dios Todopoderoso me levantó para encontrarme con ellos. Y puedo ver... eso no me ha dejado. ..ocho días han pasado, aún no lo puedo olvidar. Jamás he tenido algo que me inquiete como esto. Aun mi familia puede afirmar eso.

Yo podía ver aquellos ángeles, con esas alas extendidas hacia atrás, viajando a mayor velocidad que aun el sonido. Salieron de la Eternidad en cuestión de un instante, en un abrir y cerrar de ojos. No había tiempo de abrir y cerrar el ojo, solamente un pestañeo. Allí estaban. Yo no tuve tiempo de contarlos, no tuve tiempo, nada más que mirarlos. ¡Eran ángeles poderosos y grandes, blancos como la nieve! Tenían sus alas así junto a la cabeza y se movieron tan rápido y cuando así sucedió yo fui levantado en esa pirámide, de la constelación. Y yo pensé: "Ahora sí, hasta aquí llegué". Y yo estaba entumecido en todo el cuerpo y dije: "Oh, esto significa que habrá una explosión que me va a matar. He llegado al fin de mi camino. No debo decirles nada a mi gente cuando esta visión termine, no quiero que sepan. Pero ahora el Padre Celestial me lo ha dado a conocer que mi tiempo ha terminado. Y no les voy a decir nada a mi familia porque se pondrán muy preocupados, pensando: `él ya se va’. Estos Angeles han venido por mí y pronto yo seré matado en alguna clase de explosión".

Entonces comprendí, estando en esa constelación: "No, así no es. Si te hubiera matado a ti, también hubiera matado a José, y yo podía escuchar que José me llamaba". Entonces nuevamente consideré y pensé: "Señor y Dios, ¿qué significa esta visión?" Y me quedé pensando, y luego me llegó. No una voz - sólo se me vino. "¡Oh, estos son los Angeles del Señor viniendo a entregarme mi nueva comisión!" Y cuando hube pensado eso, alcé mis manos y dije: "Oh Señor Jesús, ¿qué quieres que haga?" Y en eso desapareció la visión.

Por casi una hora estuve entumecido. Ahora Uds. bien saben lo que son las bendiciones del Señor. Pero el Poder del Señor es completamente distinto. El Poder del Señor en esos lugares, yo lo he sentido antes, muchas veces en visiones, pero nunca así de esa manera. Se siente como "un temor reverente". Yo estaba tan atemorizado hasta que me encontraba paralizado en la presencia de estos seres. Yo digo la verdad. Como dijo San Pablo: "Yo no miento". En ninguna ocasión me han escuchado hablar algo errado acerca de esta clase de cosa. ¡Algo está a punto de suceder! Luego después de un rato yo dije: "Señor Jesús, si es que voy a morir, déjame saber para no contar esto a mi gente; pero si es algo distinto, déjame saber también". No hubo ninguna respuesta.

Después que el Espíritu me dejó, calculo que como por una media hora o más, yo dije: "Señor, si es entonces, que yo seré matado, y Tú has terminado conmigo aquí en la tierra, y ahora seré llevado al Hogar - y si así es, eso está bien. Eso está bien". Así que, yo dije: "Si así es, muéstramelo. Manda nuevamente Tu poder sobre mí. Y así conoceré que no debo decir nada de esto a mi gente o a nadie, porque será que ya vienes para llevarme". Y yo... y nada sucedió. Esperé un rato. Luego dije: "Señor Jesús, si no significó eso, pero más bien significa que tienes algo que quieres que yo haga y me será revelado más adelante, entonces manda Tu poder. ¡Y fue tanto que casi me sacó de la habitación!

Me hallé allá en el rincón. Podía oír a mi esposa en alguna parte queriendo forzar la puerta. La puerta de la habitación estaba cerrada con llave. Yo tenía una Biblia abierta y estaba leyendo... Yo no sé, pero parece que era en Romanos, el capítulo 9, el último versículo: "He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo y roca de caída, una preciosa piedra angular, y el que creyere en El no será avergonzado". Y pensé: "Es raro que esté leyendo eso". (Y el Espíritu todavía me estaba ungiendo en el cuarto).

Cerré la Biblia y me quedé parado. Me acerqué a las ventanas, ya eran como las diez de la mañana o más. Alcé mis manos y dije: "Señor y Dios yo no entiendo. Este es un día muy raro para mí. Casi estoy fuera de mí mismo". Y dije: "Señor ¿qué significa eso? Permíteme leerlo de nuevo, si esto es de Ti". (Ahora esto suena algo infantil). Levanté la Biblia y la abrí. Allí estaba nuevamente en el mismo lugar: Pablo diciéndoles a los Judíos que trataron de... diciéndoles a los Romanos que los Judíos trataron de aceptarlo por las obras, pero es más bien por fe que nosotros lo creemos.

-----
Yo creo que el Séptimo Angel de Apocalipsis 10, es el Mensajero de la Séptima Edad de la Iglesia de Apocalipsis 3:14. Recuerden... Ahora, permítanme leer... fíjense... donde yo puedo leer... Ahora, este era el Séptimo Angel: Sino que en los días de la voz del séptimo ángel, (séptimo versículo), cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas. Ahora, noten que este fue un ángel y es el ángel de la Séptima Edad de la Iglesia, porque aquí dice que es el Séptimo Angel o sea el de la Séptima Edad de la Iglesia. Pero si desean ver quién o dónde está ese ángel, veamos Apocalipsis 3:14. Allí vemos que es el ángel de la Iglesia de Laodicea.

-----
Noten que el Séptimo Angel habría de sacudir a la iglesia rica de Laodicea. La cual dice: "Yo soy rica y aumentada de bienes, y no tengo necesidad de nada". Y él le dice: "Tú eres una pobre, miserable, quitada, ciega, desnuda y no lo sabes". Ese es su mensaje. ¡Oh, Dios, mándanos un profeta intrépido con ASI DICE EL SEÑOR, por medio del cual se mueva la Palabra vindicada de Dios, y pruebe que él ha sido enviado de Dios! Y cuando él venga, él sacudirá esas edades. En verdad lo hará. Tendrá como enemigo a la Iglesia de Laodicea. Correcto. Así fue en todas las otras edades. Y no cambiará en esta edad. Tiene que ser igual.

Lee el plenamente en cuenta en...
¿Señor, es esta la señal del fin?

Consulte... Nube Sobrenatural.


Haga clic en una imagen para descargar PDF o imagen a tamaño completo.


Los actos del Profeta.

(PDFs)
 

¿Señor, es esta la
señal del fin?

(PDF) - Mt Sunset.
Donde apareció la nube.

Chapter 14
- Sabino Canyon

(PDF Inglés)

Chapter 11
- The Cloud

(PDF Inglés)


Hub Mensaje...Elija el idioma y descargar mensajes gratis desde Hermano Branham.


Misterio de Jesucristo.

Inglés sitio de noticias.

El Libro de Apocalipsis serie.

Dios y la Ciencia.
- Arqueología.

El Rapto se acerca.

 
 

Las principales
enseñanzas del mensaje.

Buenas noticias.
Jesús murió por tu pecado.

Bautismo de agua.

 
 

Nube Sobrenatural.

Columna de Fuego.

La Shekinah Gloria de Dios.

La tumba está vacía.
Él está vivo.

El precursor.

Dios es Luz.

La Deidad Explicada.

Los actos del profeta.

Siete Edades de la Iglesia.

Los Siete Sellos.

Dios y la Historia.
Serie Índice - Daniel.

Serie de caminata
Cristiana.

La serie Navideña.

Serie Palabra viva.

Serie Últimos Días.

El Nombre de Dios.

Arca de Noé.

Ángel Aparece.

La Voz de la Señal.

Mitología.
Babilonia, la fuente.

El pecado original.
¿Fue una manzana?
Casamiento y Divorcio.
Dios y la Ciencia.
- Evolución.

Aquella Mujer
Jezabel.

Nuestra época Laodicea.

Cristo fuera de la Iglesia.

Los Nicolaítas.

 

Muerte.
¿Qué entonces?

Misterio Babilonia.

 

Dios y la Ciencia.
Microbiología.

Dios y la Ciencia.
Cosmología.

Dios y la Ciencia.
Mito de los dinosaurios.

Vindicación de un profeta.

 

Juicio Terremoto.

Armagedón.

La Sanidad Divina.

 

Arqueología.
Sodoma y Gomorra.

Este día se cumple esta
Escritura.

Nuestro joven sistema
solar.

Nuestro listado de
mensajes Español.

Bíblico Geología.

 

   La Escritura Dice...

Y entonces se mostrará la señal del Hijo del hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria.

Mateo 24:30



La Historia de Mi Vida

(PDF)

Como El Angel Vino
a Mí...
(PDF)