La Voz de la Señal.


  Actos del profeta serie.

La Voz de la Señal.


Pearry Green.

Una vez que Dios ha hecho una cosa de cierta manera, ya que Él no cambia (porque en Él no hay “mudanza, ni sombra de variación.”), las escrituras enseñan que se puede esperar que actúe de la misma manera otra vez. Sin embargo, Él puede hacer algo nuevo, como lo hizo cuando envió al Profeta Noé, cuando llamó a Abraham, cuando envió a Elías, cuando envió a Juan el Bautista, y cuando envió a su único hijo, Jesucristo. Había muchas personas que conocían las escrituras cada vez, que conocían las profecías, pero no pudieron ver lo que Dios estaba haciendo porque no tenían la perspicacia espiritual para reconocer a un hombre enviado por Dios. Como hemos visto, no hay otra manera de reconocer a un hombre enviado por Dios que por las obras que él hace y si las escrituras testifican de él.

Incluso Pablo, que vivió en la tierra cuando Jesucristo mismo lo hizo y sin duda escuchó de Jesús cuando estuvo aquí, no fue persuadido de que Jesucristo fuera el Profeta de Deuteronomio 18. También Pablo no reconoció a Juan el Bautista como el precursor de Cristo. Pablo entonces no podría haber actuado como lo hicieron los discípulos de Juan, que, cuando Juan se volvió y dijo: “He aquí el cordero de Dios”, siguió a Jesús desde ese día. Tampoco Pablo reconoció a Jesús y lo siguió como lo hizo Pedro y Mateo el publicano cuando se dirigió a ellos y dijo: “Sígueme.” Pablo tuvo que tener una experiencia personal en el camino a Damasco.

Los principales sacerdotes y los escribas y fariseos no reconocieron al Mesías, a pesar de que lo estaban buscando diligentemente, porque el sumo sacerdote no creía en la respuesta afirmativa de Cristo a su pregunta acerca de si Él (Jesús) era el hijo de los bienaventurados. En lugar de creer le cuando dijo “yo soy”, blasfemaron y usaron sus palabras contra Él. Así fue que, cuando Jesús colgaba en la Cruz, Él podía mirarlos y decir: “Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen.” Si hubieran creído que Él era el hijo de Dios, no lo habrían crucificado y todo el plan de salvación se habría perdido. A pesar de que estaba haciendo obras maravillosas, lo vieron sólo como un hombre, el hijo del carpintero. Ellos pasaban por encima de las obras y se mantenían en sus tradiciones en lugar de admitir que lo que estaban enseñando a la gente estaba equivocado.

Había una pequeña ramera, la mujer de Samaria mencionada en el cuarto capítulo del libro de Juan. Aquí Juan relata cómo Jesús se sentó en el pozo, esperando a sus discípulos que habían ido a la ciudad a comprar comida, cuando vino a sacar agua. Él le pidió que le trajera un bebida, y su conversación fue algo como esto:

“Señor”, dijo, “no es justo para usted, un Judio, para pedirme, un samaritano, para una bebida.”

“Si usted sabía que usted estaba hablando, me pediría una bebida”, respondió.

Ella dijo, “Señor, usted ni siquiera tiene nada para sacar agua. ¿Eres mayor que nuestro padre, Jacob, que nos dio este pozo?”

“Beban del agua que les doy, y nunca volverán a tener sed”, dijo Jesús.

Su respuesta fue inmediata, “¡Señor, Dame esta agua!” Como Jesús le dijo esto, su sed era evidente; una sed y un hambre que otros no tenían, cumpliendo con sus palabras, “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos serán hartos.”

Entonces Él le dijo: “Ve, llama á tu marido.”

Estaba avergonzada. “Yo no tengo uno”, respondió ella humildemente.

“Usted ha dicho bien”, vino la voz de Dios, discerniendo los mismos pensamientos en su corazón, “Porque cinco maridos has tenido: y el que ahora tienes no es tu marido;”

Ahora, ver la revelación que llegó a su corazón cuando ella, sabiendo sólo un poco acerca de la escritura, dijo: “Señor, yo sé que los profetas dicen que cuando el Mesías venga Él nos dirá todas estas cosas. Dices que aunque adoremos en esta montaña, llegará el día en que no lo haremos.” “Señor, paréceme que tú eres profeta.” En esto se topó con la ciudad, exclamando: “Venid, ved un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho: ¿si quizás es éste el Cristo?” Ella había recibido más revelación, alegando nada, que la mayoría de la gente religiosa de su época. Jesús dijo de ellos que porque ellos afirmaban tener luz (y no podían reconocer Su ministerio), eran ciegos.

¿Cuántas veces discernió Jesús los pensamientos de la gente? ¿Cuántas veces percibió sus preguntas y las contestó antes de que se las pidieran? ¿No fue este un atributo de Emmanuel, Dios con nosotros, Jehová el Salvador en carne? ¿No fue un “signo”, que Jesucristo el Salvador del mundo estaba en medio de ellos? Sin embargo, se negaron a aceptarlo. Así que Él dijo: “Si no crees lo que yo digo, crea las obras que yo hago”. Así es hoy, porque Él es “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.”

Me habían enseñado estas cosas en la escuela dominical la mayor parte de mi vida, pero la primera vez que vi tal atributo de Dios manifestó fue en una reunión en enero de 1950, en el Coliseo de Sam Houston, en Houston, Texas. Una joven había venido a rezar por ella. El Hermano Branham se volvió hacia ella y dijo: “Antes de orar por ti, necesitas confesar tu pecado.” Protestó que era una mujer recta; pero él dijo, “Usted ha sido infiel a su marido.” Su marido estaba sentado en la congregación en ese momento. Noté una conmoción en una dirección y me volví a ver. Su marido venía por la isla, se dirigió a la plataforma para detener al hermano Branham de acusar a su esposa. Los ujieres caminaron hacia adelante para detenerlo, pero el Hermano Branham dijo: “Que venga.” El hombre se precipitó sobre la plataforma y estaba a menos de diez pies del Hermano Branham cuando fue detenido por las palabras del Profeta, “Señor, ¿qué pasa con usted y su Secretario pelirrojo, sentado en el automóvil en el carril el viernes pasado por la noche?” El Hermano Branham continuó hablando con los dos, diciendo: “lo que ustedes dos necesitan hacer es arrepentirse ante Dios, confesarse el uno al otro y ser marido y mujer”. Ese incidente fue más allá de cualquier cosa que haya visto antes.
----

“Hermano Pearry”, dijo, “hagas lo que hagas, mantén tu equilibrio en las escrituras; ¡pero no voy a negar lo que dijo esa Voz en el río Ohio en 1933!” Continuó, “Hermano Pearry, yo no digo nada al respecto en público. La gente no entiende lo que es un profeta. Pero cuando esa luz llegó girando hacia abajo fuera del cielo, y esa gente sentada en ese banco lo vio, había una Voz que hablaba de ella, así como le hizo a Pablo en el camino a Damasco. La Voz dijo, “Como Juan el Bautista fue enviado a antesala la primera venida del Señor Jesucristo, su mensaje se antesala su segunda venida.”

Extractos traducidos del... "The Acts of the Prophet." Capítulo 3 - desde Pearry Green
Lee el plenamente en cuenta en...   Voz de la señal.


  La Escritura Dice...

Dios, perfecto su camino: La palabra de Jehová purificada, Escudo es de todos los que en él esperan.

Porque ¿qué Dios hay sino Jehová? ¿O quién es fuerte sino nuestro Dios?

2 Samuel 22:31-32


Haga clic en una imagen para descargar PDF o imagen a tamaño completo.


Los actos del Profeta.

(PDFs)

Capítulo 3
Voz de la señal.
(PDF)

Antes...

Después...

La Historia de Mi Vida

(PDF)

Pearry Green personal
testimony.
(PDF Inglés)

Has ido tan
lejos con Dios
como vas hasta
que te preparas
para pagar un
precio mayor.



Hub Mensaje...Elija el idioma y descargar mensajes gratis desde Hermano Branham.


Misterio de Jesucristo.

Inglés sitio de noticias.

El Libro de Apocalipsis serie.

Dios y la Ciencia.
- Arqueología.

El Rapto se acerca.

 
 

Las principales
enseñanzas del mensaje.

Buenas noticias.
Jesús murió por tu pecado.

Bautismo de agua.

 
 

Nube Sobrenatural.

Columna de Fuego.

La Shekinah Gloria de Dios.

La tumba está vacía.
Él está vivo.

El precursor.

Dios es Luz.

La Deidad Explicada.

Los actos del profeta.

Siete Edades de la Iglesia.

Los Siete Sellos.

Dios y la Historia.
Serie Índice - Daniel.

Serie de caminata
Cristiana.

La serie Navideña.

Serie Palabra viva.

Serie Últimos Días.

El Nombre de Dios.

Arca de Noé.

Ángel Aparece.

La Voz de la Señal.

Mitología.
Babilonia, la fuente.

El pecado original.
¿Fue una manzana?
Casamiento y Divorcio.
Dios y la Ciencia.
- Evolución.

Aquella Mujer
Jezabel.

Nuestra época Laodicea.

Cristo fuera de la Iglesia.

Los Nicolaítas.

 

Muerte.
¿Qué entonces?

Misterio Babilonia.

 

Dios y la Ciencia.
Microbiología.

Dios y la Ciencia.
Cosmología.

Dios y la Ciencia.
Mito de los dinosaurios.

Vindicación de un profeta.

 

Juicio Terremoto.

Armagedón.

La Sanidad Divina.

 

Arqueología.
Sodoma y Gomorra.

Este día se cumple esta
Escritura.

Nuestro joven sistema
solar.

Nuestro listado de
mensajes Español.

Bíblico Geología.